Yeites

Yeites para pasarla bien en las milongas de Buenos Aires:

020

Las mujeres no olviden llevar un “saquito” para ponerse sobre los hombros mientras están sentadas y dejarlo en la silla al salir a bailar.

En las milongas de Bs As se usa el cabeceo para sacar a bailar… no recomendamos a las mujeres aceptar una invitación que no sea por cabeceo, especialmente si no se conoce al hombre que nos invita. Y al hombre le recomendamos invitar desde su mesa, cabeceando, para tener más chances.

Recomendamos asearse y embellecerse, pero no ponerse demasiado perfume o maquillaje, para que todos quieran bailar con nosotr@s (Hay quienes no quieren llegar a sus casas con olor a perfume o manchas de maquillaje)

No entorpecer la circulación en la pista ni chocar a otras parejas.

La milonga tiene sus códigos y puede llevarnos un tiempito aprenderlos todos; pero es bueno recordar que la buena educación y los modales (tal como los que nos enseñaron nuestras abuelitas) SIEMPRE tienen vigencia. Ejemplo: al término de una tanda, agradecer a nuestr@ compañer@ y acompañar a las damas a su mesa.

En Buenos Aires el espacio es muy reducido y no es conveniente hacer ganchos, voleos o similar, para no lastimar a otras personas.

Siempre y cuando no pase algo EXTREMO, no se deja de bailar hasta el final de la tanda.

La introducción de los tangos no se baila. Tampoco se baila la cortina.

No es conveniente charlar mientras bailamos, para no distraerse del entorno y disfrutar a pleno del baile y del abrazo. Hay personas a las que le molesta. Así como silbar, cantar, tararear, etcétera en el oído del compañer@ mientras bailamos.

Si una mujer se sienta en la misma mesa con un hombre, los demás varones no la van sacar a bailar. Recomendamos a los hombres no invitar a una dama sentada con un hombre ya que no sabemos cuál puede ser la situación entre ellos. Muchas parejas van juntas a la milonga, pero en Buenos Aires se sientan en distintas mesas para poder bailar con el resto.

Si vas a una milonga por primera vez y no bailaste demasiado (o nada)… no te sientas frustrad@: nos ha pasado a todos.

Para los hombres: la tanda tiene cuatro tangos; si cabeceamos a una candidata en el segundo o tercer tango, aumentan nuestras chances de ser aceptados. El cuarto tango es demasiado tarde (y un poco descortés).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s